viernes, 8 de febrero de 2013

El libro de órdenes y asistencias en obra

10 comentarios

Se acaba la obra: nervios, prisas... oh! el libro! Dónde está? Aquí! Vaya... está en blanco!!!

libro de ordenes y asistencias
La LOE otorga al Arquitecto director de obra la responsabilidad por la fidelidad de la obra conforme al proyecto, en aquellos aspectos de carácter esencial y no secundarios o atribuibles al Director de ejecución de la obra.
En el apartado 2c del artículo 12, habla de las obligaciones del Arquitecto:
...deberá...

Resolver las contingencias que se produzcan en la obra y consignar en el Libro de Órdenes y Asistencias las instrucciones precisas para la correcta interpretación del proyecto

Para ello, existe desde hace ya tiempo un mecanismo –un tanto rudimentario, en la era de las autopistas de la información, todo hay que decirlo- mediante el cual se asegura que la obra se ha construido siguiendo las prescripciones del Proyecto. Pero, qué pasa cuando hay pequeños ajustes de obra, o imprevistos, o se observan deficiencias en la ejecución? Ahí es donde aparece el libro de órdenes.

Qué es el libro de órdenes y Asistencias?

El Libro de Órdenes y Asistencias fue implantado por el artículo 4 del Decreto 462/1971, que estableció su obligatoriedad para las obras de promoción privada, debiéndose reflejar en ellos todas las incidencias, órdenes y asistencias que el técnico director apreciase durante el desarrollo de la obra. La Orden Ministerial de 9 de Junio de 1971, por la que se dictan las normas sobre el libro de órdenes e incidencias en las obras de edificación establece los requisitos del mismo disponiendo su presentación al finalizar las obras, junto con el certificado final de obra.
El libro de Órdenes visado constituye una garantía para el Arquitecto de que cualquier modificación o decisión en obra, se ha recibido por parte del constructor, ha sido visada por el colegio y el promotor ha sido advertido.
Su importancia es clave ante una posible reclamación futura, ya que, ante un juez, el libro de órdenes se constituye en prueba escrita válida.

Procedimiento a seguir

Para que sea efectivo, el libro de órdenes se deberá rellenar con aquellas instrucciones claras y concisas dirigidas al constructor, aportando croquis y/o planos de detalles, si fuera necesario. El constructor, o su representante, deberá firmar el “enterado

Deber de vigilancia

Dentro del deber de vigilancia que incumbe al director de Obra, se deberá comprobar que aquellas instrucciones que se han consignado en el libro, se cumplan por parte del constructor. De no ser así, el Arquitecto podría incurrir en responsabilidades no deseadas.

Práctica real

Lamentablemente, la realidad es que muchas veces se deja para el final el libro de órdenes, haciendo memoria de aquellos aspectos más importantes que se recuerden. Esta práctica es incorrecta. El Libro ha de permanecer, obligatoriamente, en Obra y a disposición de los técnicos.
Conozco incluso Arquitectos que, a falta de incidencias, apunta algo así como:
durante la visita en Obra de dia xx se observa que todo se ha ejecutado de acuerdo al proyecto
El libro es también un libro de visitas, y hay jurisprudencia en que se ha condenado a Arquitectos por haber presentado a visar al Colegio un Libro de Órdenes en blanco.

Otra práctica habitual, sobretodo en obras de una cierta entidad, es complementar el Libro de Órdenes con las Actas de Obra, que se levantan cada visita y recogen de manera más exhaustiva todo lo que la DF y el Constructor acuerdan. Se pueden adjuntar a la entrega del libro al colegio en el momento de realizar el certificado final de obra.

También conozco casos ( demasiados....) en que el Libro se ha perdido, no está en la Obra. Qué se debería hacer? Pienso que lo más adecuado sería solicitar un nuevo Libro en el Colegio y abrirlo con la diligencia de que fulanito ha extraviado el Libro, motivo por el cual se inicia uno nuevo, en el que se deberá reseñar lo reflejado en el anterior, ya que una copia de cada una de las hojas del Libro ( numeradas) debe quedar en poder del Arquitecto director.

Cuáles son vuestras experiencias en torno al libro de órdenes? os animo a que dejéis vuestros comentarios!

Enlaces:





Libro interesante:


La responsabilidad del Arquitecto en la LOE


De Pedro J. Femenía López



10 Comentarios

  1. Anónimo dice:

    El libro de ordenes, recuerdo una clase de nuestro profesor en la escuela, una eminencia por cierto, escriban, anoten ordenes......etc...Despues de 15 años de profesion, de estar en los dos bandos, como demanndado o como perito...la conclusion a la que he llegado es que lo que escribes en el libro no es definitivo ni exculpatorio, al final se busca un cabeza de turco y ese suele ser el arquitecto y el aparejador porque tienen nombre y apellido y no lo solemos cambiar...si escribes una orden que no se ha llevado a cabo eres responsable y si no la escribes tambien....moraleja la experiencia te dira que poner y no poner en el libro...

  2. Si, el arquitecto y el aparejador no se pueden dar de baja y reiniciar su actividad con otro nombre, como algún promotor. Además, tienen seguros potentes, y encima, no está claro de quién es culpa, así que.. a por ellos!
    Un saludo.

  3. kuto dice:

    :-(.... ¡¡¡Ahora solo faltan las obras para llenar los libros!!!! :-)

  4. Imprescindible, siempre detallado en el libro de órdenes todas las decisiones de obra y jamás me he arrepentido, en más de dos ocasiones me ha servido de defensa ante las reclamaciones. Debe consignarse todo con precisión y hacer que también sea firmado por el aparejador, además del promotor y si conviene por el industrial afectado por alguna obra concreta. En algunas obras, las más complejas, hemos sustituido el libro de órdenes por actas de obra que se redactaban después de la obra y se firmaban con posterioridad, no más tarde de una semana después, en estos casos hemos citado la existencia de las actas en el libro de órdenes, finalmente hemos visado las actas junto con el libro.
    Salud
    Francesc Cornadó

  5. Gracias por vuestra aportación. Como dice Kuto, malos tiempos. Quizá toca, ahora que tenemos tiempo, reflexionar y reforzar nuestra competencia en todo aquello que nos pueda servir en un futuro, si es que finalmente veremos la luz al final del túnel.
    Tendremos que abrir camino apartando a machetazos la mala hierba: desahucios, desempleo, corrupción...

    Saludos,
    Javier

  6. Anónimo dice:

    Tengo una duda y es la siguiente, ¿Quien te proporciona el libro de órdenes y asistencias? En mi caso es una obra para el ministerio de fomento y allí nadie sabe nada. Muchas gracias

  7. Lo debes pedir en el Colegio de arquitectos. Saludos.

  8. Anónimo dice:

    Hola, hace 12 años nos hizimos una casa en nuestra parcela y ahora para declararla nos piden el libro de obra, tenemos toda la docuentacion correcta del arquitecto, luz y agua dadas de alta, licencia de primera ocupacion.... pero ni idea de éste libro. ¿que debemos hacer? ¿cuanto nos costará? Muchas gracias

  9. Anónimo dice:

    Anónimo, necesitas certificado fin de obra (firmado por arquitecto y aparejador). Informate en el Colegio de Arquitectos de tu provincia, deben darte audiencia al expediente por ser interesado. Puedes comprobar hasta donde llegó la dirección de obras. Por otra parte, si la obra tiene mas de cuatro años, ha prescrito las condiciones urbanisticas y solo tienes que demostrar (por ortofotos oficiales u otros medios) que cumple con este requisito para poder inscribir la obra en el registro de la propiedad. Recuerda, mas de 4 años = legal, aunque puede darse el caso de edificaciones en zonas verdes y otras areas reservadas con actual legislacion como delito urbanistico (no creo que sea tu caso).

  10. Anónimo dice:

    El libro de órdenes suele servir muchas veces para ocultar los temores a los juzgados y falta de profesionalidad de los directores de obra que hoy en día todavía nos creemos un poco por encima del resto de los mortales. Haría falta un documento integrador y realmente eficaz que represente a todos los profesionales, cada uno en su cometido, que son capaces de elevar un edificio a pesar de la intervención del propio arquitecto.

Deja aquí tu comentario