martes, 17 de enero de 2012

Exilio de Arquitectos españoles a Alemania y Miami, porque allí «hay trabajo»

3 comentarios

El estallido de la burbuja inmobiliaria española se llevó por delante el mito del profesional de éxito y magníficamente remunerado.

exilio arquitectos españoles alemania miami
Numerosos arquitectos españoles se van a lugares como Alemania o Miami, donde logran trabajo ante la "precariedad" y "asfixia" del sector en España por la crisis de la construcción tras estallar la burbuja inmobiliaria y la caída del "mito" de profesional de éxito y magníficamente remunerado.

Así lo ha asegurado a Efe el decano del Colegio Oficial de Arquitectos de Málaga, Antonio Vargas, en cuanto a una posible "fuga de arquitectos" a otros puntos como Alemania, Suiza, Ecuador, Miami en los que sí encuentran empleo, y ha admitido que "esa realidad existe", y es "más importante" de lo que era cinco años atrás.

El decano ha cifrado en un 30 por ciento aproximadamente el desempleo en el sector a nivel nacional pero ha expresado su incertidumbre respecto a este dato, ya que, según ha dicho, "no existe un término que defina la situación del que trabaja, pero que trabaja poco", debido al escaso volumen de actividad.

 La Costa del Sol, donde se experimentó un "boom" en la construcción que junto al turismo se convirtió en sustento de la economía de la provincia, que se encuentra entre las más afectadas por la llamada "crisis del ladrillo", está según Vargas por encima de la media en la tasa de desempleo de arquitectos.

La situación de los colegiados, según el decano del segundo colegio andaluz que agrupa a más arquitectos, es de una "precariedad muy complicada", en algunos casos "acuciante" por actitud de la Administración, el retraso en el pago, y bajas "temerarias" de hasta un 70 por ciento en la adjudicación de concursos.

Vargas ha precisado que el perfil del arquitecto que se colegia ha cambiado durante los siete últimos años, ya que aunque la cuota de colegiación en Málaga se mantiene estable, con unos 1.400 profesionales adheridos, ahora se espera a ser contratado para hacerlo, mientras que antes no era una condición a tener en cuenta. El futuro de la profesión pasa, ha señalado Vargas, por replantearse la estrategia productiva del país, en primer lugar, y de la provincia, ya que "mientras que no haya liquidez y financiación no habrá solución".



Artículo publicado en ABC

Bueno, a algunos nos suena a lo de "Pepe, vente pa' Alemania!!" de los años 60. Es triste, pero, personalmente, cada vez tengo más amigos y conocidos que se van fuera para poder dedicarse a la profesión por la que una vez sacrificaron tantas cosas.
Una vez más, la gente de la calle, los profesionales, el pueblo en definitiva, paga los platos rotos de una crisis tras la cual, sin duda, algunos, los de siempre, seguirán siendo más ricos si cabe.

Qué opináis??
Escrito por: Javier Luna Corento

3 Comentarios

  1. Anónimo dice:

    Yo pienso que debemos ver esta situación como una oportunidad de oro para hacer algo que nos ha faltado; la internacionalización sin complejos. Debemos tener en cuenta que, por las características globales de nuestro sector, estamos avocados a desplazarnos, hablar idiomas,...
    El problema es que hoy lo hacemos obligados, con enormes problemas económicos y familiares. Pero hay que pensar a medio y largo plazo, evitar el derrotismo y mostrar una actitud más exigente si cabe. Hay que reinventar la profesión y debemos hacerlo nosotros. Ánimo a todos.

  2. Coincido contigo.
    Quizá no hemos sabido ver esa necesidad de abrirnos al exterior... Hemos sido autocomplacientes pensando que no lo íbamos a necesitar: eso queda patente en el idioma, por ejemplo.
    En cualquier país de la Europa del Este un universitario se desenvuelve perfectamente en Inglés, mientras que aquí tenemos una de las tasas más bajas de conocimiento del idioma de toda la CE.
    Gracias por tu comentario y... Ánimo!

  3. Anónimo dice:

    El problema no es irse por la precariedad laboral (que también), es irse y encontrar una precariedad parecida.

Deja aquí tu comentario